Como lo mencionamos en la entrada anterior, un refrigerador tiene el objetivo de mantener los alimentos frescos y aptos para ser consumidos. Para lograrlo, transfiere el calor del interior al exterior por medio de un refrigerante que circula pasando de líquido a gaseoso. A este proceso se le conoce como evaporación.

Algunas de las partes que componen la estructura de un refrigerador doméstico son:

Compresor: se encarga de circular el aire refrigerante por todo el sistema.

Condensador: se ubica en la parte trasera del refrigerador y dentro de él el refrigerante se enfría y se condensa pasando de gas a líquido.

Evaporador: está dentro del refrigerador y su objetico es mantener los productos almacenados fríos.

Termostato: controla el proceso de refrigeración a través de la regulación de la temperatura. Así, cuando hay suficiente frío, se apaga el compresor; mientras que cuando hay demasiado calor se inicia el proceso de refrigeración.

Tubo capilar: es un dispositivo de expansión que deja pasar el líquido refrigerante.

¿Alguna de las partes de tu refrigerador no funciona correctamente? No dudes en llamar a Servicio Pluss Refrigeración y Línea Blanca, somos expertos en la reparación y mantenimiento de refrigeradores. ¡Llámanos!